Artículos

12 CAUSAS PARA UNA INFANCIA SALUDABLE Y FELIZ: MARZO 2017

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Detalles

                                                                            

¿QUÉ ES EL ACOSO ESCOLAR?

El acoso escolar consiste en hacer daño a un compañero o compañera de forma intencionada y repetida, utilizando cualquiera de las siguientes formas de agresión:

– Verbales: Poner motes, tomar el pelo, amenazar, hacer burlas, hablar mal de otros, insultar, despreciar, provocar, amedrentar.

– Físicas: Golpear, empujar, dar una patada a otro, arrojar cosas, quitar, romper o esconder las pertenencias de alguien, hacer muecas o gestos de desprecio.

– Sociales: Excluir a alguien, difundir rumores, aislar, ignorar, humillar, extorsionar.

– Sexuales: Molestar, hacer tocamientos sin consentimiento, hacer burlas del cuerpo, la intimidad o la orientación sexual de otro.

No te sientas culpable. Cuéntalo.

Pide ayuda y defiende tus derechos sin violencia.

¿QUÉ ES EL CIBERACOSO?

Es un tipo de acoso a algún compañero o compañera a través de medios tecnológicos, utilizando formas de agresión como mensajes desagradables o dañinos, llamadas acosadoras al móvil, envío de fotos hechas con el móvil y utilizadas para amenazar, hablar mal de alguien o colgar en internet información personal, e-mails acosadores, acoso a través de chat, mensajes dañinos a través de WhatsApp o redes sociales, etc.

Si observas que un compañero o compañera acosa a otro niño o niña:

Puede que sientas miedo o rechazo ante esa situación, pero actúa. Si ves que tú solo no puedes ponerle freno y que no es lo más conveniente; pide ayuda a un adulto. Esto no es chivarse, es ser solidario con quien lo necesita. Apoya al compañero o compañera que está siendo acosado. Nadie merece que le traten mal.

Si agredes a algún compañero o compañera:

– Pregúntate: “¿Qué es lo que me sucede?, ¿por qué me hace gracia o me siento más fuerte cuando molesto a otras personas?”

– Piensa cómo se debe sentir la persona a la que le estás haciendo daño.

– Habla de lo que te sucede con algún adulto. Alguien que te escuche y te ayude.

– Controla tus emociones para que éstas no te controlen a ti. La violencia no es una buena manera de responder.

Párate a pensar.

Trata a los demás como querrías que te tratasen a ti.

Si un compañero o compañera te hace daño con frecuencia y durante un cierto tiempo:

– Es posible que te sientas triste, temeroso, avergonzado y culpable, porque sufres una situación injusta.

– No guardes el secreto. Si hay algo que te hace daño, no te lo calles. Hablarlo no es chivarse, es exigir el respeto que todos merecemos. Cuéntalo a tus padres o algún adulto de confianza. Es importante que lo cuentes en el colegio.

– Procura no estar solo y evita situaciones o lugares que puedan ser arriesgados.

– No respondas de la misma manera, es decir, agrediendo.

– En el momento en el que te hacen daño crea un escudo imaginario a tu alrededor que te proteja. Todo lo que te están diciendo rebota como una pelota. Respira, piensa que eres fuerte.

Sé solidario. Si presencias el acoso escolar, cuéntalo.

No eres un chivato por apoyar a quien sufre.

¿QUÉ HACER ANTE EL CIBERACOSO ESCOLAR?

– Si sufres algún ataque o agresión, no respondas.

– Guarda los mensajes como prueba. No tienes que abrirlos.

– Bloquea al remitente.

– Cuéntaselo a tus padres, tutores, profesores o algún adulto en quien confíes.

– A través de una página web o servicio de internet puedes poner una denuncia. En todas las redes sociales puedes hacer clic en el botón denuncia.

¡TODOS TENEMOS DERECHO A SER TRATADOS CON RESPETO!

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar